Hace tres meses fuimos a Roma para participar en el Simposio Internacional de la Familia Vicenciana. Fue el comienzo de la realización de un sueño que nació en la calle, que vivía en la calle y que continúa viviendo en la calle. Un sueño, un proyecto cuyos protagonistas son nuestros amigos, las personas sin hogar, la comunidad de las Hijas de la Caridad, que los ama y les sirve, y con ellos, esta realidad fresca y creativa que es “la Caridad de Santa Luisa” conocida como “la Caridad”: una asociación de voluntarios que nació en Turín, bajo el patrocinio de San Vicente de Paúl en este año 2017 y con motivo del 400 aniversario del carisma vicenciano. Una nueva realidad que nadie pensó; solo el Señor lo sabía y solo Él inspiró su creación.

Somos voluntarios vicencianos, organizados de una manera nueva y con modos de servicio renovados.

Organizados de una nueva manera porque la Caridad incluye voluntarios dedicados a Dios para el servicio de los más pobres, las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl y voluntarios “expertos”, personas que han vivido en la calle y que han convertido su pobreza en recursos gratificantes para ellos y para los demás. Estas personas le devuelven a la comunidad un valor añadido gracias a una experiencia vivida, confrontada y superada, y gracias al progreso realizado en el Centro de Acogida Vicenciano para y con personas sin hogar, la “Casa Santa Luisa” de Turín, donde la Caridad trabaja.

Con métodos de servicio renovados porque los servicios de la Caridad son para los amigos sin hogar, vividos con ellos y entre ellos. Los Voluntarios y las Hermanas se comprometen a involucrar a estas personas no solo para que vuelvan a ponerse de pie y se hagan cargo de sus vidas, sino también para introducirlos a otros Amigos que tienen menos recursos y medios que les permitan reconocer su propia dignidad y recuperar su ciudadanía efectiva. Y si es verdad que la Caridad asume su acompañamiento vicenciano entre los Amigos, “pobres que ayudan a otros pobres”, es aún más cierto que al contemplarlos aprendemos de ellos, “nuestros maestros”, como ya afirmaba San Vicente.

Como dijo el Papa Francisco a la Familia Vicenciana con motivo del IV Centenario del Carisma Vicenciano:

El Espíritu hizo de él (San Vicente) un instrumento que suscitó un impulso de generosidad en la Iglesia. Inspirado por los primeros cristianos que tenían “un solo corazón y una sola alma” (Hch 4, 32), san Vicente fundó las “Caridades” con el fin de atender a los más necesitados, viviendo en comunión y poniendo a disposición de todos sus propios bienes, con alegría, con la certeza de que Jesús y los pobres son los tesoros más valiosos y que, como a él le gustaba repetir, “cuando tú vas hacia el pobre, encuentras a Jesús”.

Hace tres meses, nos fuimos a Roma …

Y todo comenzó con el Padre Tomaz Mavric CM, Superior General de la Familia Vicenciana, y tres hermanas de la Compañía de las Hijas de la Caridad quienes, en una dulce tarde romana a finales de la primavera, en la calle, conversando entre ellos sobre el Simposio y el lanzamiento de la campaña “Alianza FamVin con las personas sin hogar” anunciada por el padre en la mañana en la conferencia a la Provincia San Vicente – Italia de las Hijas de la Caridad. Una de ellas es la Consejera de la Provincia de Italia que supervisa la Caridad, la otra es la Hermana Sirviente de la Casa Provincial de Roma y la tercera es una de las Hijas de la Caridad comprometidas en el servicio de la Caridad en Turín. “¡Podríamos traer un grupo de amigos sin techo al Simposio! … Podríamos hacer el viaje con ellos en el minibús de la Caridad… ¡Podríamos darles la bienvenida a la Casa Provincial como nuestros invitados favoritos! ” De vuelta en casa, se involucró a la Visitadora de la Provincia de San Vicente. Y el sueño se convirtió en realidad.

Meses de servicio e imaginación, invitar a los Amigos, preparar a la tripulación para esta fantástica navegación y los últimos preparativos prácticos, y llegamos al 11 de octubre con un minibús lleno de alegría y equipaje. Dos Hijas de la Caridad, la Comunidad de San Salvario de Turín y la Casa de María en Grugliasco (Turín), 4 amigos sin hogar incluyendo un voluntario “experto”, refugiado de Gambia, un amigo de la República Dominicana y dos italianos (un quinto había comenzado a trabajar unos días antes y había firmado un buen contrato: “¡Vamos, te llevaremos con nosotros, pero el trabajo seguramente es más importante!”)

Y así es como comenzó la aventura más bella …

Aquí estamos, una familia vicenciana “en camino”, primero en la carretera y luego a pie y en transporte público en Roma. Nos reunimos en la calle, almorzamos en una canasta tomada en el área de servicio, ¡con el termo de café que nunca termina! -, música y muchos cuentos y luego el silencio de aquellos que se sienten bien por estar juntos y que saben que pueden descansar en silencio, protegidos por la atención y el afecto mutuos.

Roma, aquí venimos! Tres días para recordar, tres días para contar sin descanso, con muchas fotos para enviar a toda la Caridad en tiempo real y sentir cada vez más, parte de nuestra Familia Vicenciana … “¡somos nosotros! “, ¡dicen nuestros amigos!

Tantas caras, tantas naciones, tantos lugares y obras de arte para imprimir en los ojos y dejar que el corazón acaricie. Tantos saludos, tantas fiestas presentando a nuestros Amigos de Turín, y qué maravilloso es: la eterna Ciudad soleada, con un cielo azul sin nubes. Éramos alrededor de 11,000 vicencianos presentes y una multitud de romanos. Nos miramos en los ojos, esperábamos, señalábamos el uno al otro que era hermoso, interesante, original, curioso …

Durante tres días, el camino y las plazas se han convertido en pasajes acogedores y alegres para nuestros amigos que conocen la indiferencia entre el día y los riesgos y el frío de la noche. Al dirigirse a la Familia Vicenciana, el Papa Francisco dijo:

 “Así, están llamados a ir a las periferias de la condición humana y a llevar, no sus capacidades, sino el Espíritu del Señor, “Padre de los pobres”. El los esparce por el mundo, ampliamente, como a granos que crecen en una tierra árida, como un bálsamo de consuelo para el que está herido, como un fuego de caridad para calentar tantos corazones fríos por el abandono y endurecidos por el rechazo.”

Junto con nuestros amigos sin hogar, protagonistas favoritos del evento, saludamos personalmente al Padre General y a la Madre General y los invitamos a ambos a la Caridad de Turín, en la Via Nizza 24.

Nos conmovieron especialmente las palabras que el padre Tomaz dirigió a la Familia Vicenciana en el cierre del Simposio:

“Busquemos juntos caminos nuevos y creativos para acudir en ayuda de los Pobres. Nuestros esfuerzos, luchas y sueños comunes no pueden detenerse hasta que la Caridad sea globalizada. El carisma Vicentino es una forma de vida. Como camino de vida, dentro de la Iglesia, es un camino hacia la santidad: la santificación de nuestras propias vidas y la de los demás. Podemos vislumbrar la Familia Vicentina como un movimiento compuesto por personas pertenecientes a una rama específica de la Familia; así como también por aquellos que aún sin pertenecer a una rama específica, inspiran su testimonio en el camino de San Vicente de Paúl y lo testifican en sus vidas. Este es un movimiento que se inspira en el “rostro de Jesús”, descubierto y hecho vida por San Vicente de Paúl.

Para permitir que el Espíritu de Jesús se mueva libremente, para colaborar con Él, debemos dejarnos sorprender hasta el punto de que nuevas ramas o grupos de las ramas actuales, puedan ser fundadas en el futuro, en diferentes partes del mundo.”

Bendito sea el Señor, gracias a San Vicente y a Santa Luisa, su principal colaboradora y patrona, y a todos los que hicieron posible nuestra aventura, que es la de la carretera y el cielo, mientras adoramos, acogemos y caminamos como nos lo instó el Papa Francisco. Y para concluir nuestra historia citamos una vez más su discurso dirigido a la Familia Vicenciana:

Pido para la Iglesia y para todos ustedes la gracia de encontrar al Señor Jesús en el hermano hambriento, sediento, extranjero, despojado de su ropa y de su dignidad, enfermo y prisionero o indeciso, ignorante, obstinado en el pecado, afligido, grosero, desconfiado y molesto. Y de encontrar en las llagas gloriosas de Jesús, la fuerza de la caridad, la felicidad del grano que, al morir, da vida, la fecundidad de la roca de donde brota el agua, la alegría de salir de sí mismos y de ir por el mundo, sin nostalgia del pasado sino con la confianza en Dios, creativos frente a los desafíos de hoy y de mañana porque, como decía san Vicente, “el amor es inventivo hasta el infinito”.

Al tiempo que agradecemos la divina Providencia a quien procuramos seguir y anticipar, podemos decir que “La Caridad de Santa Luisa”, la Caridad como se le conoce, es una prueba simple, pequeña y clara de la creatividad del amor de Dios.

Confiamos en él. Le pedimos la Luz del Espíritu Santo para llevar a cabo los pasos que nos conducen a nuestros amigos, ya que, con ellos y a través de la globalización de la caridad, podemos cumplir y perseguir su sueño:

“Yo soy el Dios misericordioso. Soy misericordia y le muestro misericordia a los más pobres y abandonados. Tu hermano, tu hermana, ¿quieres amarme, reconocerme en el rostro de mi amado Hijo, Jesús? “

La Caridad de Santa Luisa, “24” Turín.