Quiénes somos  

Una iniciativa de la Familia Vicenciana para apoyar propuestas emergentes y consolidadas sobre sinhogarismo en todo el mundo. Entendemos como personas sin hogar a aquellas que viven en la calle, refugiados y desplazados internos y habitantes de barrios informales.

Nuestra visión

Que todos tengan un lugar al que llamar hogar y participen activamente en su comunidad.

Qué hacemos

Mejorar y cambiar la vida de las personas sin hogar

Llevar nuestra campaña “13 Casas”, dirigida a cambiar la vida de 10000 personas sin hogar, al siguiente nivel a través del desarrollo y monitoreo de proyectos de cambio sistémico.

Poner el foco en las crisis de refugiados olvidadas.

Desarrollar la capacidad global de la Familia Vicenciana

Conectar vicencianos trabajando con personas sin hogar e impulsar colaboraciones a nivel local, nacional y global dentro y fuera de la Familia, para mejorar nuestro servicio a los sintecho.

Apoyar y fortalecer líderes nuevos y emergentes.

Sistematizar cómo la Familia Vicenciana responde a las crisis humanitarias globales, con especial atención en proporcionar refugio y servicios básicos.

Planificar juntos

Coordinar con otras organizaciones e instituciones católicas globales para planear conferencias internacionales sobre sinhogarismo.

Crear recursos y materiales alrededor de fechas específicas (Jornada Mundial de los Pobres, Jornada Vicenciana de Oración).

Favorecer cambios estructurales

Apoyar la incidencia de la Familia Vicenciana en las Naciones Unidas y vincular el sinhogarismo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Desarrollar campañas locales de incidencia para concienciar sobre el sinhogarismo.

Incrementar el involucramiento de las Familias Vicencianas locales con la iniciativa “Un lugar al que llamar hogar” del Instituto del Sinhogarismo Global (IGH). 

Usar indicadores y datos

Crear un mapa y una base de datos global de los proyectos vicencianos sobre sinhogarismo para mostrar nuestra presencia global colectiva y mejorar la colaboración.

Proporcionar oportunidades de formación

Compartir buenas prácticas e investigación en la Familia Vicenciana

Desarrollar y hacer accesibles materiales de formación sobre espiritualidad, así como capacitaciones en temas específicos relacionados con el sinhogarismo.

Dirigirnos a las y los vicencianos y al sector del sinhogarismo

Dar una plataforma a las y los vicencianos que trabajan con los sintecho y a aquellos cuyas vidas han sido cambiadas para que compartan sus historias.

Ser un altavoz de la Voz de los Pobres, para que nuestro trabajo se guíe por su sabiduría.

Incrementar nuestra presencia alrededor del mundo a través de nuestros embajadores voluntarios.