El 24 de noviembre de 2015, una habitación para entrar en calor fue inaugurado por la Fundación DePaul Ucrania, con el apoyo de la administración de la estación de ferrocarriles de la ciudad de Kiev.

Se tuvieron conversaciones con ellos durante aproximadamente un mes. Gracias a Dios, hemos sido capaces de abrir esta habitación, y ahora podemos ayudar a la gente a superar los retos temporales en su vida, entrar en calor en las noches de invierno, darles de comer, en una palabra: satisfacer las necesidades humanas más básicas. Como la Iglesia nos enseña, debemos ver a Jesucristo en cada persona, y especialmente en aquellos que se encuentran en mayor necesidad de nuestra sociedad.

Con la ayuda de Dios, ¡ya llevamos trabajando desde hace cinco meses!

Cada noche recibimos unas 70-80 personas, que no tienen lugar para vivir, y les damos té caliente y bocadillos. Estamos muy contentos de tener personas comprometidas que nos ayudan: las Hermanas de María de la Medalla Milagrosa, los Misioneros Paúles, voluntarios y benefactores. Un agradecimiento especial a la cafetería étnica “Кіфлик” que, todos los viernes, cocinan una deliciosa cena caliente gratuita para las personas sin hogar. Cada viernes sirven algo nuevo y sabroso: bograch (una sopa de carne tradicional húngara preparada en olla grande en chimenea), sémola, patatas, etc.

Durante ese tiempo, cerca de 300 personas han tenido su refugio temporal en el centro de calentamiento, y ayudamos a 5 de ellos a regresar a sus hogares. A toda persona necesitada se le ha ofrecido la ropa y el calzado que necesitaran.

Es muy agradable ver las sonrisas de gratitud en las caras de aquellos que se consideran rechazados y que han perdido toda fe y esperanza. Nos inspira a dar nuevos pasos y crear nuevos proyectos para ayudar a las personas sin hogar y necesitadas.

Atentamente,

Dmytro Opaliev
Voluntario responsable en “Depaul Ucrania”

Una galería de fotos está disponible en el artículo original en .famvin español