El invierno está aquí: Tallin, Estonia: -16 ° C ; Pekín, China: -2 ° C ; Chicago, Estados Unidos: -12 ° C ; …

A medida que las temperaturas caen bajo cero en todo el hemisferio norte, nos acomodamos un poco más en nuestros cálidos abrigos de invierno. Nos ponemos ese par de calcetines extra, nos aseguramos de no olvidar nuestra bufanda o el gorro de lana que tenemos para Navidad. Y luego, cuando volvemos a casa, preparamos rápidamente un té caliente y con gusto nos acurrucamos bajo una manta acogedora.

Son estas pequeñas cosas las que hacen soportable el frío y que nos permiten disfrutar de la nieve, los lagos helados e, incluso, el viento abrasador que hace brillar nuestras mejillas y narices.

Pero ¿qué pasa con las personas que no tienen el lujo de estas pequeñas comodidades? Quienes no tienen un par de zapatos abrigadores. Quienes no tienen más remedio que calentar sus manos congeladas en una hoguera improvisada en un basurero. Quienes intentan sobrevivir la noche en el pequeño lugar seco que encontraron en un edificio abandonado.

La escala del sinhogarismo es desoladora. En el Reino Unido, “se estima que 4,751 personas durmieron a la intemperie durante el 2017, pero las organizaciones benéficas dicen que las estadísticas oficiales no logran captar el verdadero nivel de personas sin hogar en las calles” (The Guardian).

En Nueva York, “había 63,636 personas sin hogar, incluidas 15,580 familias sin hogar con 23,065 niños sin hogar, que dormían cada noche en el sistema de refugios municipales de la Ciudad de Nueva York” en noviembre del 2018 (Aleteia).

Y en París, la primera «Noche de la Solidaridad» descubrió que cerca de 3,000 personas dormían en la ciudad la noche del 15 al 16 de febrero del 2018 (Aleteia) con la cifra real, probablemente, mucho mayor.

Estos números nos muestran cuán urgente es realmente la labor de la Familia Vicenciana. Nos hacen apreciar los esfuerzos incansables de sus miembros en todo el mundo. En Londres (Reino Unido), The  Passage va más allá para asegurarse de que las personas sin hogar reciban todo lo que necesitan, que tengan un lugar cálido y acogedor al que acudir. En Kiev (Ucrania), Depaul abrió un refugio de emergencia para personas sin hogar dentro de un aviso de un par de semanas y a petición de las autoridades locales, ya que la mera escala de necesidades era solo tan grave. Y, en los EE. UU., la Sociedad de San Vicente de Paúl ofrece 2,998 refugios de emergencia en 10 estados diferentes (Informe de Vivienda de la SVdP EE.UU.).

Pero, ¿qué más se puede hacer para ayudar a los más pobres entre los pobres? ¿Cómo podemos asegurarnos de que no volverán a estar en la misma situación el próximo invierno? ¿Qué podemos hacer para cambiar sus vidas a largo plazo?

¿Tiene ideas de cómo podría ayudar a las personas sin hogar en su comunidad? ¿O ya tiene un proyecto pero le gustaría hacer más? Si su respuesta es Sí, ¿por qué no participar en la Campaña “13 Casas”?

La Campaña “13 Casas” es una iniciativa de la Alianza Famvin con las personas sin hogar y tiene como objetivo mejorar y transformar las vidas de 10,000 personas sin hogar en todo el mundo en 3 a 5 años a partir del 2018. Más que eso, queremos ver proyectos “13 Casas” en los 156 países donde trabaja la Familia Vicenciana.

Somos ambiciosos por los más pobres, porque San Vicente nos enseñó a serlo.